miércoles, 9 de enero de 2013

¿Quien decide sobre tu vida?

Dicen que no sentirse dichoso con tu propia vida es una forma de suicidio.Un señor catalán,cuyo nombre no recuerdo,daba charlas a trabajadores,en especial directivos,en las que les decía como debían afrontar el día a día a partir de cierta edad.Decía que la genética va en nuestra contra,que la esperanza de vida ha aumentado mucho desde que ocupábamos cuevas en la prehistoria,que hemos añadido muchos años a la vida sin añadir vida a los años.Continuaba aconsejando hacer ejercicio,evitar a la gente negativa...en definitiva daba una serie de herramientas,de trucos,para contrarrestar la tendencia genética que nos empuja a morir a partir de cierta edad,cuando empieza a declinar todo en nuestra vida,cuando nuestros músculos empiezan a perder volumen y potencia,nuestros dientes a agrietarse y caer,nuestra memoria a fallar,nuestras neuronas a morir en mayor cantidad que las que se regeneran,nuestros reflejos a ralentizarse,nuestra visión a menguar...cuando la vida nos empuja a desaparecer.
Puede llegar ese momento en que consideres que el esfuerzo de la lucha no compense las exiguas ganancias,que ya has vivido,sufrido y disfrutado lo suficiente,que pasar el resto de tu vida luchando básicamente por respirar,sin la posibilidad de evitar ser una carga para los demás,no sea más que una forma de suicidio,un suicidio lento,y que realmente la cobardía no se haya en quien decide abandonar este mundo voluntariamente cuando ha llegado,incluso sobrepasado,el momento,sino en quien se empeña en mantenerse aquí,como un parásito inerte que se autoengaña pensando que cambiando su actitud,que volviéndose optimista la vida se transforma dejando de ser la cruel compañera eterna para convertirse en una animadora de festival.Otros consiguen dar un giro a su vida tan esperanzador que mantiene la ilusión por encima de las desventajas,son aquellos que,por ejemplo,parecen vivir un despertar en el que lo material pasa a un segundo plano y deciden dedicar la mayor parte de su tiempo en ayudar a los demás.Suele ocurrir con personas que han estado a punto de morir,o que incluso han muerto durante un breve intervalo de tiempo.
Pienso que cada cual es dueño único y legítimo de su propia vida,que las decisiones que tomes puedan afectar a los demás produciéndoles dolor o alegría,consuelo o penuria,pero las decisiones importantes,las decisiones vitales,eres tú quien debe adoptarlas,eres la persona legítima para tomar esa decisión,no las religiones ni las reglas o leyes "éticas" que no responden mas que a una ética de las personas que las elaboraron,que no ha de coincidir con la tuya.Partiendo de ahí considero que cada uno es muy dueño de decidir continuar en esta vida,pues es uno mismo  quien la ha vivido cada segundo,cada instante,ya sea bueno o malo,quien a sufrido miedo,o soledad,o angustia o dolor...en definitiva,nadie puede arrogarse la propiedad de tu vida,por lo tanto,nadie puede decidir sobre ella sin tu consentimiento,es tuya en exclusiva,y eres el único legítimamente capacitado para decidir sobre ella y su extinción.No faltará quien diga que es egoísta quien decide suicidarse sin pensar en el dolor que causará en los seres queridos,pero esa afirmación es falsa,ya que el dolor,dada la inevitabilidad de la muerte,se producirá siempre,de manera que realmente se trata de la decisión de elegir el momento,no de crearlo ya que tal momento es ineludible.Tampoco,como dije,se trata de cobardía como dije en un principio,sino mas bien lo contrario.
Los habituales argumentos en contra se pueden rebatir con argumentación en el mismo sentido,es decir,en el hipotético,porque se trataría de jugar con las posibilidades de lo que pueda ocurrir en un futuro...intentaré explicarme:los contrarios a mi argumento pueden manifestar que se roba un tiempo a las personas queridas,pero no deja de ser un ejercicio de adivinación arriesgado,porque puede que el futuro no reserve mas que desgracias a las personas queridas por su relación contigo.Por ejemplo,si contraes Alzheimer en pocos días y dejas de reconocer a dichas personas,si te conviertes en una especie de vegetal al que hay que cuidar constantemente,incapaz siquiera de controlar tus esfínteres ¿De que estás privando a tus seres queridos?Es más ¿Con que derecho se habla de "privar"?Para privar a alguien de algo debe poseerlo antes,y nadie puede poseerte a ti,que eres el único dueño de tu persona.Si no permites que nadie decida sobre tu vida por ti ¿Porqué permitir que decidan sobre tu muerte?Como digo,los argumentos a favor de desautorizarte sobre una decisión tan importante sobre tu propia vida son ejercicios de adivinatoria,hipótesis,cuando no manifestaciones de un autoritarismo inaceptable,bañados con la supuesta ética de algunos,que persiguen apropiarse de la,sin duda,mas importante decisión sobre tu vida:acabar con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada